Un blanco distinto para afrontar el verano: Clásico Moscatel de Durigutti

Ante la inminente llegada del verano, es fundamental empezar a pertrecharnos de bebidas capaces de darnos frescura. Y esa es la característica cardinal del nuevo Durigutti Clásico Moscatel 2012, un vino extremadamente refrescante, pero también con una acidez interesante que invita a seguir bebiendo, y que incursiona en una cepa poco trabajada como varietal pero a la vez posee una larga historia en la Argentina.
"La idea fue producir un vino aromático y fresco, fácil de tomar en lo cual se puede fácilmente acompañar desde reuniones entre amigos hasta platos de la cocina asiática como el sushi -proponen desde la bodega Familia Durigutti. Simple, fresco y muy expresivo en nariz las notas predominantes son frutales: durazno y damasco y florales como el jazmín."
Su precio: 70 pesos. Lo vale.

No hay comentarios:

Publicar un comentario