Cheval des Andes 2010, un corte atípico en el que brilla el petit verdot

La más reciente añada de Cheval des Andes, proyecto que une a Terrazas de los Andes con el Chateau Cheval Blanc de Saint-Emilion, Francia, es una exponente atípico del "Grand Cru de los Andes", pero que a la vez confirma su filosofía, la de poner en juego "el arte del assemblage".
Pero, entonces, ¿qué es lo atípico? "El corte tiene un 60% de malbec, que es la piedra angular del blend, luego una 20% de cabernet sauvignon, clásico, tan francés, y el tercer invitado a la fiesta, no sólo como un componente más sino como un verdadero pilar, fue el petit verdot, con un 20%", relató Hervé Birnie-Scott, Estate Director de Cheval des Andes, durante la presentación de la añada 2010 realizada en el Teatro Coliseo.
"En Cheval Blanc, que es donde en esta ocasión se terminó de decidir el corte, se enamoraron de este petit verdot y subieron la proporción al 20%, lo que es inusual tanto para la Argentina como para Bordeaux", explicó Birnie-Scott.
En sus añadas anteriores -la primera data de 1999-, Cheval des Andes siempre basó su blend en el malbec y en el cabernet sauvignon, con la participación en proporciones variables del merlot, el cabernet franc y el petit verdot, todas variedades crecidas en los terruños de altura que Terrazas de los Andes posee en su finca de 50 hectáreas situada en Las Compuertas, Luján de Cuyo. En esta ocasión, el petit verdot desbancó al cabernet franc y al merlot.
"Este corte tiene de todos modos un sello muy francés", concluyó Birnie-Scott. Lo que realmente sorprende no es su elegancia, que es ya un sello distintivo de Cheval des Andes, sino lo aterciopelado de su textura y su frescura, que realzan la experiencia que propone este vino complejo, ya sea bebido hoy como, lo más aconsejable, dentro de unos años.
Su precio sugerido es de 500 pesos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario