El single malt escocés The Macallan llega a la Argentina

(Publiqué esta nota en el suplemento Sábado del diario La Nación)


     Fanático del vodka martini, James Bond no reniega de beber whisky cuando la ocasión o la botella en cuestión lo ameritan. En Skyfall (2012), el agente del servicio secreto británico se daba el lujo de beber un The Macallan 1962, botella que luego, autografiada por Daniel Craig, el actor que lo interpretaba en esa ocasión, y por Javier Bardem –en el papel de su eventual adversario–, alcanzaría las 9635 libras en una subasta. Lo curioso es que mientras Heineken tuvo que desembolsar unos 28 millones de libras para que su cerveza apareciera en escena, fueron los mismos productores de Skyfall los que solicitaron a The Macallan la presencia del whisky.... gratis.
     Quien permite comprender esa suerte de paradoja es Joe Cabassa, brand ambassador de este single malt oriundo de la región de Speyside. “The Macallan es reconocido por la gente como un whisky de lujo”, sentenciará con su acento puertorriqueño Cabassa. ¿Y por qué?, se pregunta él mismo y se responde: “Una de cada 10 botellas de whisky que se venden en una subasta en el mundo pertenece a The Macallan. Este año lanzamos una colección especial que, en subasta, obtuvo 993.000 dólares, lo que muestra que sin duda alguna es el whisky más preciado: aquel que los coleccionistas están dispuestos a pagar más. Aunque para nosotros es simplemente una gran obsesión por la calidad”.
     Acto seguido, Cabassa gira sobre sus pies para señalar la pantalla que se encuentra a sus espaldas, sobre la que ahora se proyecta un video que muestra una casa señorial rodeada de campos de cebada. El edificio de paredes de piedra gris y techo de pizarra se llama Easter Elchies y es el mismo que se encuentra en las etiquetas de The Macallan. Nosotros, quienes conformamos la actual audiencia de Joe, somos un pequeño grupo de periodistas y fanáticos del whisky (dos categorías no excluyentes), que sentados a la larga mesa que domina uno de los salones del Alvear Palace Hotel asistimos a la presentación en sociedad de esta marca de whisky escocés de lujo en la Argentina.
     Joe Cabassa comienza entonces a explicar las razones técnicas detrás del carácter, el sabor y el color de The Macallan. Enumera el uso de alambiques muy pequeños, del aprovechamiento de tan sólo el 16% del total del destilado de malta, y del uso de barricas europeas y americanas utilizadas en la elaboración del jerez. Alguien hará alguna pregunta, mientras la mayoría empieza a sentir la necesidad de dar cuenta de las tres copas que, desde el comienzo del evento, están servidas con whisky delante de cada comensal.

Las maltas y los platos
     Se hace un silencio y de una de las esquinas del salón emerge una hilera de mozos con el primer plato: un tataki de atún rojo sobre chutney de damascos, que ha sido elegido para maridar el primero de los escoceses, un The Macallan Fine Oak 12 Years Old. Es que el evento consiste justamente en conocer a los integrantes del porfolio de la destilería que llegarán a la Argentina, pero en el marco de una cena en el que cada plato ha sido pensado para destacar las características de cada uno de los single malt.
     De color dorado, este 12 años de la serie Triple Cask combina el añejamiento en barricas europeas que han contenido jerez, en barricas americanas que han contenido bourbon y en otras americanas curadas con jerez.
     Está la fruta (damasco, durazno) pero también la vainilla y las especias dulces (canela, clavo), y todo va perfecto con el plato. El siguiente propone un cambio radical que permite distinguir diferencias entre las maltas: The Macallan Amber es, justamente, color ámbar, y sus aromas son florales y cítricos, mientras que en boca aparece la manzana, el jengibre y, de nuevo, la canela. Lo acompaña una codorniz rellena de puerros y panceta en su jugo de cocción con jerez.
     Mientras Cabassa aporta algún dato sobre los whiskies, el paisaje del que proceden y su elaboración, los asistentes degustamos las maltas solas, con agua, con hielo, con y sin la compañía de los platos, para descubrir la variedad de sabores y texturas que ofrecen. El postre –una pallete de chocolate y avellanas, con macarons de cacao y crumble de almendras y chocolate– llega para la tercera copa: The Macallan Fine Oak 15 Years Old, en el que los tres años extra de añejamiento muestran un cambio en la intensidad.
     La noche –¡por suerte!– no ha concluido. El cierre es el cuarto integrante del porfolio de The Macallan en Argentina; aquí, su tope de gama: Rare Oak. Rojo, su carácter intenso, complejo y especiado nos prepara para el momento en que la cena termine y, después de los saludos de rigor, salgamos inmunizados al frío invernal de la calle.

La nota original publicada en La Nación se encuentra en el siguiente link: http://www.lanacion.com.ar/2038609-una-noche-de-single-malts-de-alta-gama

No hay comentarios:

Publicar un comentario