Zaha Marsanne, un blanco que hace pie en la pureza de la fruta

     Variedad típica del valle del Rodano, Francia, la marsanne (que allí suele integrar blends blancos junto a la roussanne y al viognier) es una uva blanca poco cultivada en la Argentina. La dupla Alejandro Sejanovich-Jeff Mausbach trabaja esta variedad en su finca ubicada en Los Chacayes, Valle de Uco (Mendoza) y acaba de lanzar la primera añada de su Zaha Marsanne, un blanco interesante y distinto a lo que el paladar argentino está acostumbrado.
      Zaha Marsanne 2016 es un vino en el que brilla la fruta. Sin maloláctica y sin paso por barricas, este blanco color dorado tenue, se luce en nariz con dulces aromas aromas a pera y a manzana verde, y alguna nota a manzanilla. En boca tiene mucho volumen y una textura entre untuosa y oleosa. Seco, sus sabores repiten la pera y la manzana que se hallan en nariz, con una acidez suave, jugosa, y un final sutilmente amargo, en el que es posible encontrar algunas notas cítricas (pomelo, limón).
     Su graduación alcohólica es de 13.5%. Su fuerte no es la complejidad, sino la pureza de la fruta. De ahí que es importante no beberlo excesivamente frío.
     Su precio de venta sugerido es de 365 pesos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario